Facilitar el «trampolín»…

Facilitar el «trampolín»…

Históricamente y a nuestro pesar, de forma demasiado constante, hemos podido observar que por estas latitudes, se han producido indicadores de paro juvenil y de fracaso escolar superiores al nivel de la media europea. Dicha cifra y dimensión de «dificultad de acceder al mercado laboral» automáticamente podemos suponer ha sido, por lógica y por causa-efecto, más elevada entre los jóvenes con menores skills o estudios o/y con actitudes menos adecuadas.

Obviamente, siempre existe un depende y una demanda/oferta distinta según la formación que se realiza y el sector económico & laboral a que nos referimos y a que se dirigen.

Entrar en el mercado laboral por parte de la juventud, es la clave para iniciar una carrera profesional, entre otras cosas para poder obtener unos ingresos propios que permitan una mayor autonomía o una emancipación familiar más plena.

Probablemente coincidiréis que disponer de «trampolines» o «vías» de acceso a dicho mercado es una necesidad-necesaria para la población joven en un mundo acelerado, incierto, digital, robótico y cambiante.. Ahora la palabra que está de moda y que pensamos que evolucionará de forma significativa es el «Metaverso».

A mi alumn@s universitarios o de otros niveles de marketing/innovación les suelo comentar que a pesar la competencia existente son afortunados por ser jóvenes, por cursar una carrera polivalente y por haber conseguido un nivel de estudios apreciado por el mercado (y más los que tienen prácticas incluidas en sus estudios- que en algun@s casos funcionan como un auto-trampolín para continuar en dicha empresa).

A nivel de mi especialidad y ámbito académico dónde me muevo o me he movido, se puede observar que todavía existe un “gap” y un cierto desequilibro entre las personas jóvenes que estudian y quieren acceder al mercado profesional y las empresas que buscan talento diferencial con potencial de crecimiento. Y ello a pesar que las carreras y programas que suelo impartir clases tienen una conexión bastante directa con el mundo empresarial.

En el desarrollo de la marca personal, pensamos que es vital visualizar/focalizar hacia el futuro concreto y disponer de facilitadores o de trampolines-acceleradores eficientes y eficaces.

En las orientaciones y facilitaciones concretas profesionales que realizamos en jóvenes centennials y millenials, suelen coincidir en algun@s alumn@s 3 «ciertos» : (cierta inseguridad, cierto pesimismo y cierta confusión futura) incluso entre aquell@s que están a punto de acabar la carrera. La parte psicológica individual es obvio que también es condicionante para que vea el vaso medio lleno o medio vacío del presente y del futuro. .

También lo curioso es ver las repuestas que se obtienen sobre la pregunta que formulamos ¿ por qué eligió dicha carrera o formación concreta ?

Según parece se preparan nuevas líneas de subvenciones y ayudas para contratar empresarialmente a personas jóvenes. Este hecho o novedad en sí, es positiva, aunque veremos cuantas empresas lo utilizan y si es realmente suficiente.

Otra de las leyes que parecen tomar forma relacionada con los jóvenes, es la subvención para que dichos jóvenes tengan una ayuda mensual para pagar durante dos años sus alquileres. Veremos en que porcentaje ayuda a aumentar el número de jóvenes que alquilan y vuelan a «su» nuevo hogar.

Esta semana he hecho la presentación modular de un nuevo master y un programa especializado en marketing avanzado que incluye estudiantes de diferentes países : en las próximas sesiones a lo mejor les pregunto si pueden compartir el porque de la elección y en que medida tienen claro su rumbo y futuro en este mundo global.

Por otra parte, cuando hablas con las personas mayores que poseen y han desarrollado una profesión te hablan de su tiempo de aprendices cuando el maestro/operario les enseñaba (a veces, por decirlo de forma suave, de forma demasiado ‘contundente’ o «incisiva») dicho oficio.

El becario o asistente puede estar en algunos ámbitos desprestigiado o desconsiderado, pero podemos considerar que tiene un sentido práctico y también de fase-trampolín.

En otro orden de cosas, creo en el proyecto común europeo aunque soy consciente de la dificultades de avanzar como bloque compacto.

Estar en Europa supone desde mi punto de vista un proyecto-sumatorio-oportunidad para los jóvenes, compartir experiencias, potenciar la movilidad, saborear la globalidad, conectar con distintas realidades..

Esperemos que aparezcan muchos nuevos trampolines públicos y privados que permitan a nuestros jóvenes estudiantes un salto vertical con «doble pirueta» y dirigido hacia un futuro profesional satisfactorio y sostenible.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*